3 a 9 de julio – Ezequiel 11 a 14

¿Qué le ha enseñado sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?

Respuesta 1:

En Ezequiel 13:16, 23 Leemos como Jehová dicta sentencia contra los profetas que estaban hablando falsedad al pueblo de Israel, esto me enseña porque se le llama el Dios de la verdad, ya que no tolera la mentira, como su siervo tengo que imitarlo en ese sentido.

 

 ¿Qué otras perlas espirituales ha encontrado en la lectura bíblica de esta semana?

Respuesta 1:

Desleales y traicioneros, había hombres de esa clase en los días de Ezequiel, porque él vio que, con ayuda egipcia, 25 príncipes gubernamentales planeaban rebelarse contra las fuerzas de ejecución que Dios empleaba. Estos príncipes comparaban a Jerusalén con un caldero, y se comparaban a sí mismos con carne que estaba segura en él. Pero ¡qué equivocados estaban! La “espada” de los “extraños” babilonios mataría a algunos de aquellos tramadores, mientras que otros irían al cautiverio. Esto ocurriría porque para Dios los judíos eran responsables de haber quebrantado Su pacto. (Ezequiel 11:1-13; Éxodo 19:1-8; 24:1-7; Jeremías 52:24-27.) Puesto que la cristiandad alega que está en pacto con Dios, pero cifra su confianza en alianzas mundanas, perecerá bajo el ataque de las fuerzas de ejecución que Jehová emplea.  (w88 15/9 pág. 15 párr. 20)

Respuesta 2:

Por actos simbólicos Ezequiel mostró a los desterrados judíos la inminencia del desastre nacional. (Léase Ezequiel 12:1-7.) El profeta llevó “equipaje para destierro” para denotar los pocos artículos que los cautivos podrían llevar sobre los hombros. Pronto reinaría el horror en la Jerusalén sitiada. Aunque muchas personas no aceptaban con seriedad aquellas advertencias, Ezequiel habría de decir al pueblo: “Ya no habrá más postergación”. Hoy también se manifiesta desprecio a las advertencias y profecías divinas, pero nosotros podemos contribuir mucho a que los buscadores de la verdad confíen en su cumplimiento. (Ezequiel 12:8-28.) (w88 15/9 pág. 17 párr. 4)