10 al 16 de abril – Jeremías 22 a 24

¿Qué me enseña sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?

Respuesta 1

Jehová reveló por medio de Jeremías el destino de Jehoacaz (o Salum), un hijo del rey Josías, vaticinó que sería llevado en cautividad y que nunca más volvería a Judá según leemos en Jeremías 22:11, 12. Y así fue, sus palabras se cumplieron al pie de la letra, esto me enseña sobre Jehová que a diferencia de los seres humanos que intentan pronosticar el futuro y que todos sabemos lo difícil que les resulta acertar aun en cosas sencillas, como lo que acaecerá al cabo de unos días o unas semanas, el poder de Jehová se ve reflejado en su capacidad de visualizar las cosas que no han sucedido, eso me inspira total confianza en que pronto veré realizadas las profecías que quedan por cumplirse.

¿Qué otras perlas espirituales ha encontrado en la lectura bíblica de esta semana?

Respuesta 1

A menudo, Jehová condenó a los príncipes, profetas y sacerdotes por ser malos pastores, maltrataban, descarriaban y desatendían a las “ovejas” mientras velaban egoístamente por sus propios intereses. La espiritualidad del pueblo de Dios se hallaba en un estado deplorable. Jehová anunció males para estos falsos pastores según leemos en Jeremías 23:1-3, pero en el versículo 4 promete dar a su pueblo pastores cariñosos y considerados que de veras lo protegieran, aunque esta promesa tuvo su principal cumplimiento en Jesucristo, actualmente Jehová cuida de su rebaño en la Tierra mediante subpastores, tanto hermanos “ungidos” como ancianos diligentes de la “gran muchedumbre”. Todos ellos procuran manifestar el espíritu de entrega de Jesucristo, como él, alimentan y aman a la congregación, evitando maltratar a sus hermanos, al tratarlos con tiranía, dureza o arrogancia